viernes, 5 de junio de 2015

HOLA, ¿TE ACUERDAS DE MÍ?

¡Buenos días amantes de la lectura! Hoy os traigo la reseña del nuevo libro de Megan Maxwell, que se publicó el martes con la editorial Esencia y que vale menos de 16€, así que si podéis... comprad Hola, ¿te acuerdas de mí?



Alana es una periodista independiente que se refugia en su profesión porque es muy escéptica en cuestiones de amor. Un día, la revista para la que trabaja le encarga un reportaje en Nueva York, y allí, los caprichos del destino harán que conozca a Joel Parker, un atractivo norteamericano. Sin em­bargo, cuando Alana descubre que es capitán de la primera división de Marines del ejército de Estados Unidos, huye de él sin mediar palabra.
Incapaz de entender la reacción de Alana, el capitán Parker hace todo lo posible por comprenderla, hasta que descubre que el padre de la joven fue, como él, militar americano.Sin proponérselo y casi sin quererlo, Alana encontrará en Joel esa clase de amor especial e irrepetible del que su madre siempre le había hablado. Pero se topará también con una dolorosa parte de su pasado que nunca conoció y que su madre jamás pudo olvidar: su padre.
Hola, ¿te acuerdas de mí? nos sumerge en dos historias paralelas con un final de película: dos relaciones en diferentes épocas, en distintas ciudades y con unas circunstancias que nada tienen en común, pero en las que el amor se convierte en el gran protagonista.


En primer lugar, antes de empezar la reseña, no sé si Megan Maxwell leerá esto que estoy escribiendo, pero por si lo hace, tengo que pedirle disculpas, porque sé que esta reseña no va a estar a la altura de un libro tan especial como este. Porque se nota que hay un pedacito de ella en cada página y nos lo ha regalado. Atesoraré esta novela con mucho mimo en la estantería, lo prometo. 

Sí, esta novela es muy especial. Se divide en dos partes: la primera, se da en Alemania, en 1960 y nos cuenta la historia de sus padres. Madre mía, qué historia. Me emociona ver cuánto amor y cuánta amistad hay plasmada en esta primera parte. 

Aquí conoceremos a Carmen, a su hermana y a las amigas que hace en Alemania. Las dos hermanas han tenido que marcharse de España porque no hay trabajo y quieren ser útiles, aunque su situación económica no es desesperada como la de otros muchos que se fueron del país en busca de dinero que enviar a sus esposas, padres e hijos. Estas cuatro mujeres vivirá cada una su historia, con el paso de los años irán madurando, irán forjando su propio camino.

Y el de Carmen está junto al cabo Teddy, un militar americano honesto, trabajador y muy romántico. Bueno, que lo tiene todo. Tiene sus defectillos, como todo humano, pero por lo general es uno de esos protagonistas que te enganchan, que te gustan y dices has escogido bien

Pero todo se trunca cuando Teddy debe irse a Vietnam. Carmen se encontrará sola y embarazada. Y con el paso de los meses, deberá regresar a España sin saber si Teddy regresará o no...

Bum, segunda parte, han pasado treinta y cinco años. Y tenemos protagonista nueva: Alana, la hija de Carmen (se entiende que sería la historia de Megan Maxwell si no fuera quien es, ha escrito lo que le hubiese gustado vivir y lo ha plasmado en un libro). 

Gracias a este personaje nos reencontraremos con Carmen, su hermana Loli y sus amigas, las que hizo en Alemania. Porque la vida siempre nos da segundas oportunidades. Y porque hay amistades que nada ni nadie puede romper, ni un hombre, ni la distancia... nada. Gracias, Megan, por esta lección de vida.

Y Alana también tiene su propia historia de amor, claro. Por motivos de trabajo, se irá con Isa, una de sus mejores amigas, a Nueva York y allí las dos conocerán a dos militares que las llevarán de cabeza. A Isa le irá así-así, pero Alana conocerá el amor de verdad. Por más que se prometió no enamorarse jamás ni confiar en un hombre, esta protagonista hace una evolución brutal y al final del libro vemos una chica que ha dejado atrás sus miedos, que puede estar con un militar (que por un lado, le recuerda la historia de sus padres y que por otro la hace sufrir, porque la guerra es muy dura y no siempre se vuelve vivo de ella). Una chica capaz de enfrentarse a todo y a todos por aquello que quiere, incluido enterarse de una vez por todas que fue de su padre.

Para eso tendrá el apoyo de Joel, nuestro capitán Parker. Es el hombre perfecto. Pero de verdad os lo digo. Dejad que es guapo a un lado: es atento, romántico, amable, tierno, sabe cocinar, es divertido... lo tiene todo, toooooodo. 

Y gracias a él, que es Marine, quizá Alana y su madre sepan qué pasó con Teddy: ¿murió en combate? ¿fue herido en combate? ¿desaparecido en combate? ¿o sobrevivió y simplemente decidió no contactar con ellas y rehacer su vida? Eso es algo que dejo que descubráis vosotras. Aunque me encanta cómo Maxwell ha entrelazado las dos historias, fusionando así las dos partes del libro en uno solo. Bravo. 

Como os he dicho, este libro lleno de amor, dolor, pasión, ternura y temores, es muy especial, y la reseña no puede expresar todo lo que he sentido al leerlo, ni mucho menos hacer justicia a todo lo que podéis encontrar al leer Hola, ¿te acuerdas de mí?

Yo os lo recomiendo con los ojos cerrados, porque cuando un libro me emociona y me deja sin palabras, es que realmente vale la pena. Y si un libro lo vale, os lo tengo que recomendar sí o sí, con los ojos cerrados, sin dudarlo. Porque cuando una novela te pone la piel de gallina, es que esa novela es tremenda y no puedes leerla solo tú.


3 comentarios:

  1. Hola^^
    Aunque me apetece leer más libros de Megan Maxwell, hay otos que me llaman más que este, así que de momento lo dejaré pasar.
    Me alegro de que te haya gustado tanto :3
    besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Veo que Megan Maxwell está pegando mucho últimamente. Creo que tendré que leer algo de ella en este verano. Aunque no creo que este título me parece que me leeré primero la trilogía de "pideme lo que quieras". Pero tomaré en cuenta tu recomendación.
    Gracias por la reseña.
    ¡besos!

    ResponderEliminar
  3. Este libro está pero buenísimo me ha hecho reír, llorar, enamorarme entre otros sentimientos.!
    Léanlo.!

    ResponderEliminar

¡Hola! Tus comentarios nos ayudan a crecer y ¡nos hacen muy felices! Pero recuerda, respeto hacia el resto de lectores y nada de spam.

¡Muchas gracias!^^